El derecho de paso de los pescadores 

 

De los bienes que lo integran.

 

Constituyen el dominio publico hidráulico del Estado, con las salvedades expresamente establecidas en esta Ley.

 

a)       Las aguas continentales, tanto las superficiales como las como las subterráneas  renovables con independencia del     tiempo de renovación.

b)        Los cauces de corrientes naturales, continuas o discontinuas.

c)        Los lechos de los lagos y lagunas y los de los embalses superficiales en cauces públicos.

d)         Los acuíferos subterráneos, a los efectos de los actos de disposición o de afección de los recursos hidráulicos.

 

La fase atmosférica del ciclo hidrológico sólo podrá ser modificada artificialmente por la Administración del Estado o por aquellos a quienes  esta autorice.

 

De los cauces, riberas y márgenes.

 

Álveo o cauce natural de una corriente continua o discontinua es el terreno cubierto por las aguas en las máximas crecidas ordinarias.

 

Son de dominio privado los cauces por los que ocasionalmente discurran aguas pluviales en tanto atraviesen, desde su origen, únicamente fincas de dominio particular.

 

El dominio  privado de estos cauces no autoriza para hacer en ellos labores ni construir obras que puedan hacer variar el curso natural de las aguas en perjuicio  del interés público o de tercero, o cuya destrucción por la fuerza de las avenidas pueda oca-sionar daños a personas o cosas.

 

Se entiende por riberas las fajas laterales  de los cauces públicos situadas por encima del nivel de aguas bajas, y por márgenes los terrenos que lindan con los cauces.

 

Las márgenes están sujetas, en toda su extensión longitudinal:

 

a)         A una zona de servidumbre de cinco metros de anchura, para uso público que se regulará reglamentariamente.

b)        A una zona de policía de cien metros de anchura en la que se condicionará el uso del suelo y las actividades que se desarrollen.

 

En las zonas próximas a la desembocadura en el mar, en el entorno inmediato de los embalses o cuando las condiciones topográficas o hidrográficas de los cauces y márgenes lo hagan necesario para la seguridad de personas y bienes, podrá modificarse la anchura de ambas zonas en la forma que reglamentariamente se determine.

 

Podrán realizarse en caso de urgente necesidad trabajos de protección de carácter provisional en las márgenes de los cauces.

 

Serán responsables de los eventuales daños que pudieran derivarse de dichas obras los propietarios que las hayan construido.

 

Las situaciones jurídicas derivadas de las modificaciones naturales de los cauces  se regirán por lo dispuesto en legislación civil. En cuanto a las modificaciones que se originen por las obras legalmente autorizadas se estará a lo establecido en la concesión o autorización correspondiente.

 

De los lagos, lagunas, embalses y terrenos inundables.

 

Lecho o fondo de los lagos y lagunas es el terreno que ocupan sus aguas en las épocas en que alcanzan su mayor nivel ordinario.

 

Lecho o fondo  de un embalse superficial es el terreno cubierto por las aguas cuando éstas alcanzan su mayor nivel a consecuencia de las máximas crecidas ordinarias de los ríos que lo alimentan.

 

Las charcas situadas en predios de propiedad privada se considerarán como parte integrante de los mismos, siempre que se dediquen al servicio exclusivo de tales predios.

 

Los terrenos que puedan resultar inundados durante las crecidas no ordinarias de los lagos, lagunas, embalses, ríos o arroyos, conservarán la calificación jurídica y la titularidad dominical que tuvieran.

 

El Gobierno, por Decreto, podrá establecer las limitaciones en el uso de las zonas inundables que estime necesarias para garantizar la seguridad de las personas y bienes. El Consejo de Gobierno de las Comunidades Autónomas podrá establecer, además, normas complementarias de dicha regulación.

 

De los acuíferos subterráneos .

 

El dominio público de los acuíferos o formaciones geológicas por las que circulan aguas subterráneas, se entiende sin perjuicio de que el propietario del fundo pueda realizar cualquier obra que no tenga por finalidad la extracción o aprovechamiento del agua ni perturbe su régimen ni deteriore su calidad.